viernes, octubre 26, 2018

Al menos



Al menos
Joaquín Ortega


Mil disculpas por el acento
Por haber llegado tarde
A los disparos certeros
A la injusticia métrica
Que encadenada salta las alarmas
De todo lo que aún queda por pasar

Todos tus ancestros sufrieron cosas
Que eran nuevas para ellos
A todas luces peores
Y no por eso valedoras de menos llanto que el tuyo

Se valora lo que vivas
Pero deja bajo el sombrero
Lo que no combine con el sol

Si la máquina sufre de imprecisión con los ceros
Que se tantee cada túnel como una fuerte ráfaga
Que pinte la tarde con el bolso frente a tus pechos

Parte del celo de los gatos
Y de los ramalazos del parto
Coinciden en argumentos sobre la mesa
Si no hay de qué hablar
Ya se hallará motivo y si no se atina
Que los próximos lean lo que dejamos
De perfil a la piedra y que la fiesta llame al ron






jueves, septiembre 13, 2018

Presagio de Hatteras



Presagio de Hatteras
Joaquín Ortega

¿Qué dice el capitán Hatteras
Sujetando los labios mudos
Mientras señala con algunos dedos
El filo del sol?

¿Qué le dice el sorbo 
El desayuno
A nuestro bienhadado John, ahora que su nombre suena
A viejo apóstol y a sudarios limpios?

Después de ver lo que vio

¿Tendrán sentido los granizos patituertos
Las fieras reventadas
Los disparos hoscos en la estrella fría?

Trepar hasta la cumbre no acelera llegar al foso
Ni aullar hechos convence
De hundimiento
De
Bendecir la caldera desde el nudo íntimo

Hatteras
El reviro es un instante
¿Dónde estás?
¿Estás allí?



martes, septiembre 11, 2018

Archipiélago toro



Archipiélago toro
Joaquín Ortega

Archipiélago toro
Donde la ballena vierte
El hundimiento de una costa

Habiendo sido
Signo de repulsa
Gira  y allana

Capilla de sal y piedras
Bajo un gladiador devoto
De una fe armónica
Tose
Instintiva y energúmena
La ribera
Con cautela de anzuelo firme
El mapa de toda tierra
Rebota olfatos y salta huesos




martes, agosto 21, 2018

Plazo



Plazo
Joaquín Ortega


Estuviste andando sin Dios
Con una piedra rota en la mano
Con arena de relojes lentos en los bolsillos
Rebotando una pelota
Te negaste a ponerle techo a tu mirada
Sin pedir perdón porque no era menester
Ocupaste el eco que anunciaba la llegada
De la lluvia
De las agujas frías
Del dolor y el demasiado
Al rato
Fueron turnos
Ve a tomar cincel, tal vez dos
Ofrecerte a
Sacar chispas de una cadera imaginaria
Cristianizar un tanto el vino con gotas de lluvia
Tan ronca como los pozos
A donde se dan la primera y última mirada
El muerto
Los vivos
El saltado
Los feos santos
Los buenos mozos