domingo, mayo 28, 2017

Sea



Que Dios ponga en su sitio a los que maldijeron este amor


lunes, mayo 15, 2017

Se parece


Se parece
Joaquín Ortega

I

No viví una guerra, dicen
Pero comí durante semanas cebollas hervidas
Fritas
Troceadas
Crudas con limón, por suerte
Hubo días donde un solo pan
Llevaba el destino escrito de varias tardes
Siempre a las doce en punto con el sol arriba

II

Dormir más para comer menos, decían
Pero levantarse débil es un tema tonto
Entre los que ríen de todo y nada
Porque nada les importa y es mejor así
Porque poco sería lo que carcajearan de dar con la palabra justa
Para su tontería de corral de piernas humanas

III

Ahora
Me dices que no señale
Que no diga el nombre de los que besaban hijos pésimos en todo
Pero diestros en bailar y amanecer
Quieres que no recuerde en voz alta
Que mientras los talones se rasgaban
Entre caminatas diurnas y carreras nocturnas
Una gavilla de carniceros de mala raza
Se hizo de todo el país con asistencia de vacadas lectoras de piar alto
Y otros carroñeros de faena
Ahora
Quieres que prenda en fuego el cuaderno con los nombres
Pides olvido para
Los que dispararon a la cabeza de los de
Tu misma edad y credo
Y quieres que deje entre renglones
A los que trajeron enfermedad y hambre
A los que ensuciaron el agua que te bañaba después de amar
Después de jugar a los planes de gente grande

IV

Es verdad
No viví una guerra
Pero se parece










jueves, mayo 11, 2017

Accesorio


Accesorio
Joaquín Ortega

No tan lejos casi como un fragmento
Escuchas reír a la madre en el cuarto
Alegrarse mientras se oye esa dicha
Es cosa de piernas cruzadas y de mano en la cintura
En una pasarela entre arremangues
Ocurre tras la pelea entre ese sol y las galletas derritiéndose
Nada mejor que elaborar intenciones desde la fe
Cuando no hace falta ni ver más allá de día y medio

Por delante un trueno y un agradecimiento


domingo, abril 30, 2017

Primeras veces


Primeras veces
Joaquín Ortega

Todas esas primeras veces
Que nos hacen pensar que pasa lo correcto
Todas esas pequeñas veces que creemos
En un amor hecho a la medida de la espera
Todas esas primeras veces
Que ves cada día viejo como un nuevo comienzo
Todas esas primeras veces
Que recuerdas los primeros días
Creyendo que le daban más fuerza al amor presente
Todas esas primeras veces
Que declaraste amor por primera vez
Y que sientes que se abría el mundo en bondad y sentido  
Todas esas primeras veces
No son más que ensayos
Para dar besos en una espalda dormida
Definitiva
Sin mentiras
Sin maldad familiar
Ni traiciones


miércoles, abril 05, 2017

Matar a Falstaff


Matar a Falstaff
Joaquín Ortega

Todos quieren matar a Falstaff
Apagar su voz ronca atiborrada de chistes y cebada
Pero su copa no suscribe todo el veneno
Así sufran calladas sus entrañas
Unos cuantos apetecen un poco del pellejo de Falstaff
Para llevarlo en la cartera como amuleto
Por razones solariegas o sin peso
Su muerte viajaría ligera entre los dados de los de poco pelo
Les incomoda que sea insobornable y resistente ante la noche
Que bordee inquietantes mujeres como arandelas
Que libere toros que no pueden ser arreados como él
Matar a Falstaff es un asunto de conciliábulos
Y de corazones cerrados que no saben ni siquiera por qué odian
Solo sienten hastío de la risa porque no sale de sus bocas
A Falstaff lo matan por comportarse como un paje de copas
Siendo el rey de mayor tiempo sobre los tablones
Falstaff muere tantas veces como su ingenuidad lo permita
Ahora ocupa su lugar el fuego de sus mechones sudorosos
Brindemos por Falstaff
Hasta que ensayen otra muerte inútil contra él
-->


-->

domingo, marzo 05, 2017

El americano


El americano
Joaquín Ortega

Al caballero que mi abuela amaba
Lo llamaba el hombre americano
Contaba que tuvo que correr de algún lugar
Para recuperar su corazón molido
En su cuaderno frío de mujer concentrada
Dibujaba por las noches aquella barba poblada
Y unos ojos finos

A punta de memoria
La abuela tomaba bocanadas de aire
Para nadar en el estanque blando del repaso

Mi abuela sabía que su novio americano
Superaría el mar dando brincos entre montes

Como ayuda
Imaginaba a gigantes de piedra reduciendo un eslabón mágico
Al tamaño del más común de los mortales
Sería su única tarea llevarle buenas nuevas de su arribo
Tocando pacíficamente la puerta de su cuarto

El hombre americano pasó una vez por su lado
Y una segunda y una tercera
El frío iba por delante del vistazo distraído de la abuela
Su novio americano ni siquiera hablaba su idioma
Pero llevaba el verde de una tierra gemela bajo sus suelas

Varias miradas y unos meses sin prestarse atención
Los alejaron del arroz y las trompetas
Se reencontraron en la confusión de unas bufandas
Y en el olor de cada uno
Que pasaba como todo amor indudable
Bajo sus narices



-->