sábado, julio 05, 2008

Palo Verde

Te elevas

Y aunque adulto

Repites la residencia de papagayos

Como un Brooklyn nuestro

Esperas despierto hasta siempre

Como una metrópoli separada

Donde nunca se guardan carruajes

Amable y peligrosa comarca de rostros conocidos

De los culos más buenos que nunca te saludan

De las cavas de cerveza

A las que le sobran manos y le faltan monedas

De las jodas y las peas que abundan y jamás te niegan

Refugio de hermanos más allá del estacionamiento

Conurbanos de protestas

Inmigrantes a débitos forzados

Galeotes de tesoros momentáneos

Noche y mañana que antes de irse regresa

En horas eternas de motores febriles y escaldados

Noctámbulos

Escupidos y remolcados por la serpiente plateada que desanima al frío

Cuando niño

Mi edificio era

Mi otra nave espacial

Con la vida es vándalo de opresores

Góndola del peregrinaje astral